Menu Content/Inhalt
 
Inicio arrow Artículos arrow El Barómetro de Riviera Nayarit
Advertisement
El Barómetro de Riviera Nayarit PDF Imprimir E-Mail
escrito por Gustavo Armenta   
domingo, 26 de mayo de 2013

Ciudad Abierta

El Barómetro de Riviera Nayarit

 Image

   Hotel en Punta Mita. FOTO: ARCHIVO ATM

Por Gustavo Armenta

MÉXICO, DF. MAYO 31 DE 2013. Todavía hace menos de siete años Nayarit no era un estado turístico. Histórico productor de tabaco, a principios de 2007 apenas comenzaba a poner sus ojos en la posibilidad de entrar a la pelea en la industria del turismo, cuando a Nuevo Vallarta se le consideraba como una colonia de Puerto Vallarta y ni siquiera tenía un nombre como destino turístico.

Fue a Fernando González Ortega y a Marc Murphy a quienes se les encomendó la tarea de poner a Nayarit en la ruta del turismo y una de sus primera acciones fue darle un perfil definido como destino, para lo cual tenían que empezar por el principio: elegir un nombre exitoso, ya que intentos anteriores habían fracasado.

2013 Mayo 26

Ciudad Abierta

El Barómetro de Riviera Nayarit

Por Gustavo Armenta

Todavía hace menos de siete años Nayarit no era un estado turístico. Histórico productor de tabaco, a principios de 2007 apenas comenzaba a poner sus ojos en la posibilidad de entrar a la pelea en la industria del turismo, cuando a Nuevo Vallarta se le consideraba como una colonia de Puerto Vallarta y ni siquiera tenía un nombre como destino turístico ni mucho menos un plan concreto a desarrollar.

Fue a Fernando González Ortega y a Marc Murphy a quienes se les encomendó la tarea de poner a Nayarit en la ruta del turismo y una de sus primera acciones fue darle un perfil definido como destino, para lo cual tenían que empezar por el principio: elegir un nombre exitoso, ya que intentos anteriores habían fracasado.

Fue así como decidieron que el corredor que hoy va de Nuevo Vallarta hasta el puerto de San Blas fuera bautizado como “Riviera Nayarit”, causando la molestia de funcionarios de Quintana Roo, quienes veían en esta acción una copia de su “Riviera Maya” que ya entonces despuntaba para ser un destino promisorio.

Sin embargo, en Nayarit no se equivocaron y el nombre de “Riviera Nayarit” llegó para quedarse y para posicionar a ese multidestino como la principal zona turística emergente del país.

En estos últimos siete años este destino se ha ido posicionando en el gusto de los viajeros, a la par que mantiene un crecimiento constante y espectacular, al grado que alberga a algunos de los principales hoteles de México, de gran lujo, fama y prestigio, como el Four Seasons y St. Regis, ambos en Punta Mita, así como el Grand Velas de Nuevo Vallarta.

Muchos se preguntarán en qué ha basado la Riviera Nayarit el secreto de su éxito para haberse convertido en el exitoso destino turístico que es en apenas poco más de un lustro. Y yo creo, sin duda, que uno de estos factores ha sido la continuidad en el equipo que tiene esta responsabilidad.

En este tiempo ya han pasado dos gobernadores y varios secretarios de turismo, quienes han tenido el tino de mantener a Murphy como director general de la Oficina de Visitantes y Convenciones. ¿Cuál es la principal virtud de este funcionario? Simple: no es un político y sí un profesional del turismo; es más, ni siquiera nació en México sino en Canadá. Además, desde el lado de la hotelería también ha seguido contando con el apoyo de González Ortega, quien igualmente se maneja con criterios empresariales y no políticos.

Una muestra de la labor de estos hombres es que para tener información actualizada y verídica que les ayude a la hora de la toma de decisiones en su trabajo de promoción, encargan la realización de un Barómetro que sorprende por lo desmenuzado de la información que les proporciona.

Incluye datos de la oferta hotelera, cantidad de habitaciones y categorías, ocupación de éstas por mes, sus ventas de cuartos-noche, la llegada de turistas y la afluencia por noche, las tarifas y el gasto promedio, la derrama económica generada y la inversión turística que se capta. Todo esto se mide permanentemente.

También realizan encuestas entre los visitantes para conocer su nivel de satisfacción, los medios que utilizaron para informarse sobre el destino y para reservar su estancia. De las estadísticas y las encuestas también obtienen datos demográficos, como el origen de los turistas, estancia promedio, densidad de ocupación por cuarto en promedio, motivo de la visita y el medio de transporte utilizado.

Esta información se presenta a los miembros de las Asociaciones de Hoteles y Moteles de Bahía de Banderas, Compostela y San Blas, y a las principales autoridades de turismo de la entidad, tanto de manera general para Riviera Nayarit, como segmentada por regiones.

“Gracias a estos estudios podemos conocer con alto grado de certeza a nuestros visitantes. Por ejemplo, gracias al Barómetro sabemos que el pasado marzo –que es la información más reciente con que cuentan de forma integral-- la ocupación promedio de Riviera Nayarit fue de 73.25 %, 3.12 puntos superior a la de marzo de 2012; que eso supuso una afluencia de 129,443 visitantes durante el mes sólo a Bahía de Banderas, 747 más que en el mismo mes del año anterior; que 51% de esos visitantes fueron extranjeros, cuando en 2012 el turismo internacional en marzo sólo había representado 40% y muchísimas estadísticas más”, comenta Murphy.

Sólo con un trabajo de esta naturaleza pueden sacarle el mayor provecho posible a su presupuesto, a diferencia de muchos otros destinos que actúan por corazonadas o, de plano, con un cariz netamente político y, por lo tanto, inútil en términos de promoción turística.

Publicado en: Milenio Diario

Modificado el ( jueves, 30 de mayo de 2013 )
 
< Anterior   Siguiente >