Menu Content/Inhalt
 
Inicio arrow Artículos arrow Miguel Torruco, secretario, un acto de justicia
Advertisement
Miguel Torruco, secretario, un acto de justicia PDF Imprimir E-Mail
escrito por Gustavo Armenta   
domingo, 09 de diciembre de 2012
Miguel Torruco, secretario, un acto de justicia

 Image

Miguel Torruco, durante un evento en Hermosillo, Sonora, en mayo de 2009. FOTO: ARCHIVO ATM

Por Gustavo Armenta

MÉXICO, DF. DICIEMBRE 10 DE 2012. El nuevo jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, nombró secretario de Turismo a Miguel Torruco Marqués, que llega a sustituir a Carlos Mackinlay.

Aunque había una corriente empresarial que apoyaba la permanencia de Mackinlay, la designación de Torruco fue bien recibida por el sector turístico en general. Y es que pocas veces llega a posiciones de mando gente con tanta experiencia en una materia.

 

2012 Diciembre 9

Ciudad Abierta

Miguel Torruco, secretario, un acto de justicia

Por Gustavo Armenta

Esta semana se dio el cambio de administración en el Gobierno del Distrito Federal al concluir el mandato de Marcelo Ebrard y comenzar el de Miguel Ángel Mancera, quien estará al frente de la capital del país los próximos seis años.

Al dar a conocer su gabinete, en la Secretaría de Turismo el nuevo Jefe de Gobierno nombró a Miguel Torruco Marqués, que llega a sustituir a Carlos Mackinlay, quien entrega el cargo con todos los honores, ya que tuvo un desempeño sobresaliente al frente de la dependencia en el corto periodo que le tocó conducirla.

Aunque había una corriente empresarial que apoyaba la permanencia de Mackinlay, quien sólo estuvo nueve meses como titular de Sectur DF, la designación de Torruco fue bien recibida por el sector turístico en general. Y es que pocas veces llega a posiciones de mando gente con tanta experiencia en una materia.

Varios son los puntos a favor que posee Torruco Marqués. Por ejemplo, nadie le puede negar ser un turistero de pura cepa, si inició su carrera en el sector hace más de 40 años como bell boy en un hotel, estudió la licenciatura de Administración Hotelera y Restaurantera en la Escuela Mexicana de Turismo y desde muy joven entró a trabajar a la entonces casi naciente Secretaría de Turismo.

Después haría carrera del lado empresarial, siempre en el sector turístico, y fundaría la Escuela Panamericana de Hotelería, de la cual es rector o al menos lo era hasta su nombramiento como Secretario.

Aún más, fue presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles y ayudó a fundar el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) y ahí hizo política gremial hasta que un enfrentamiento con Gastón Azcárraga, entonces presidente de Grupo Posadas, lo hizo irse y formar otra agrupación: la Confederación Nacional Turística (CNT). Hoy, el CNET sigue bajo el control de los Azcárraga AndradePablo es el presidente—, en tanto que Torruco renunció a finales de enero de este año, cuando el candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador, anunció que, en caso de ganar los comicios, lo nombraría Secretario de Turismo federal. Torruco dejó la CNT para desvincular a la agrupación de cualquier asunto personal y político.

Sin embargo, López Obrador no venció en las elecciones, así que Torruco en los últimos meses se dedicó dirigir la Panamericana de Hotelería, desde la cual, no obstante, no dejó de hacer política.

Otro punto que no se puede dejar pasar, es el hecho de que Miguel Torruco tiene lazos político-familiares con las familias O’Farril y Slim, sendos apellidos de casadas que llevan dos de sus hijas.

Hijo de dos famosos actores: María Elena Marqués –quien en la década los 70 fue diputada federal por el PRI— y Miguel Torruco, el hoy secretario de Turismo del DF es un hombre estridente al que le gustan los reflectores, los discursos largos y estar en el candelero de los medios. Extrovertido, dicharachero y uno de los mayores fans de los Beatles que hay en México, Torruco acaba de llegar a una posición que anheló durante mucho tiempo.

Este año no se le hizo llegar a despachar a la Sectur federal, pero su arribo a la Sectur DF sólo es un paso más, un escalón arriba, en su camino a Masaryk 172. Con suerte y un día lo logra.

Pero mucho más allá de eso, lo realmente importante es que Torruco es un hombre de ideas que ha buscado impulsar desde los ámbitos académico y empresarial, tratando de convencer a otros de llevarlas a cabo. Pero hoy ya no tiene que convencer a nadie; al menos a nivel de la Ciudad de México, lo cual no es poca cosa, ahora podrá llevar a la práctica todo lo que siempre ha pensado que debe hacerse. Está ante la gran oportunidad de su vida, tiene la experiencia y el conocimiento, ahora ya todo depende de él mismo.

Para quienes lo conocemos desde hace años, sabemos que su nombramiento es un acto de justicia a su trayectoria, se lo merece, como también la capital del país merece a un secretario de Turismo como Miguel Torruco.

Publicado en Milenio Diario

Modificado el ( lunes, 10 de diciembre de 2012 )
 
< Anterior   Siguiente >