Menu Content/Inhalt
 
Inicio arrow Reportajes arrow Manzanillo y su arquitectura fantasiosa
Advertisement
Manzanillo y su arquitectura fantasiosa PDF Imprimir E-Mail
escrito por Gustavo Armenta   
domingo, 14 de marzo de 2010

Manzanillo y su arquitectura fantasiosa

Image

Por Gustavo Armenta

MANZANILLO. Abril 12 de 2010. Manzanillo, en el estado de Colima, es un balneario nostálgico con una característica que no tiene ningún otro destino de playa en México: la uniformidad de buena parte de sus construcciones costeras que siguieron el estilo árabe-fantasioso del hotel Las Hadas, así como su color blanco; además de su arquitectura mediterránea que le da cierto aire europeo.

Marzo 14 de 2010

 

Manzanillo, playas, manglares y arquitectura fantasiosa

Este destino del estado de Colima destaca entre todos los demás del país por su aire Mediterráneo que nace en el diseño de buena parte de sus inmuebles, a lo cual se agrega lo irreal de la forma de algunos de sus hoteles como el mítico Las Hadas

MANZANILLO. Colima es uno de los estados más pequeños de México y en lo diminuto de su tamaño radica una de sus principales ventajas para el viajero que lo quiera conocer de un jalón: todo queda cerca y en poco tiempo se puede pasar del mar a la montaña.

Sus principales atractivos turísticos forman un circuito que te lleva de asombro en asombro en trayectos no mayores de noventa minutos los más largos. Además, con dos ciudades importantes que tienen aeropuertos: la capital Colima y Manzanillo, puedes elegir por dónde comenzar para terminar en la otra. Puedes aterrizar en una y tomar el vuelo de regreso en la otra.

Siguiendo esta opción, no podría decir en cuál iniciar para que el recorrido vaya in crecendo. Por donde empieces, irás topándote con sorpresas que te convencerán de que Colima bien vale unas vacaciones. Porque, al contrario de lo que se piensa, esta entidad es mucho más que Manzanillo, la mítica playa donde los conquistadores miraron hadas por la noche y donde Bo Derek incubó sus quince minutos de fama warholianos que, no obstante, le duran hasta ahora. ¡Cómo olvidar a esta mala actriz corriendo por la playa del hotel Las Hadas enfundada en su escotado traje de baño color carne con sus largas rastas! ¿Por cierto, alguien se acuerda que en esa película: “Diez, la mujer perfecta”, trabajó Julie Andrews?

Pero, no obstante, tan sólo Manzanillo y sus alrededores son suficientes para llenar la expectativa de un viaje. Es un balneario nostálgico con una característica que no tiene ningún otro destino de playa en México: la uniformidad de buena parte de sus construcciones costeras que siguieron el estilo árabe-fantasioso del hotel Las Hadas, así como su color blanco; además de su arquitectura mediterránea que le da cierto aire europeo. Como que una estancia en Manzanillo no estaría completa si no te hospedas en Las Hadas –que hoy pertenece al Grupo Brisas--, con sus habitaciones de lujo setentero que no caduca y su diseño de casbah laberíntica.

Aunque no es lo único extraño en este puerto, ya que a un lado se encuentra el hotel Karmina Palace –actualmente Barceló— cuya arquitectura maya-hollywoodesca nos remite a las películas del Tarzán de Johnny Weissmuller, lo cual no lo hace un inmueble feo, sino curioso y hasta divertido por encontrarse en una zona donde no existió esta cultura prehispánica.

Una opción más accesible para hospedarte es el hotel Marbella, de cuatro estrellas, con playa, una alberca propicia para que los niños se pasen nadando todo el día y un restaurante para comer como rey y prolongar la sobremesa bebiendo licores de hierbas hasta que el atardecer entre por el ventanal que mira al mar.

Pero ya que Manzanillo es uno de los principales puertos industriales del país, es probable que tu próxima visita sea por motivo de negocios. En ese caso, la opción es el hotel Holiday Inn Express, que ya abrió sus puertas y está tan nuevo que ni siquiera ha sido inaugurado oficialmente. Sus cuartos cuentan con mesa de trabajo e Internet y la propiedad tiene una alberca por si en un tiempo libre te quieres refrescar.

Un paseo en lancha

El viajero suele conocer los destinos dando un paseo en auto o caminándolo. Pero en el caso de Manzanillo, para comprender del todo la belleza del lugar y de su arquitectura, es preciso alquilar una lancha y recorrer el perfil de sus playas para admirar el lugar desde el mar.

El mejor lugar para zarpar es la playa La Audiencia, junto al hotel Tesoro, y así mientras navegas con calma podrás ir viendo los hoteles y lujosas casas enclavadas en la montaña, destacando en especial un cerro abigarrado de cuadradas casas blancas, que parecen estar encimadas unas sobre otras, con un especial aire Mediterráneo con la marina a sus pies.

Hay que partir de ahí y llegar hasta más allá del Barceló Karmina Palace, para luego regresar por las mismas aguas y seguir mirando Manzanillo desde otro ángulo, espectacular. Sin duda, desde la lancha obtendrás las mejores fotografías del conjunto que forman los edificios de este destino.

Nace un Carnaval

Manzanillo no tenía un Carnaval y sus autoridades decidieron que debía haber uno. Por eso este año, ya entrados en la Cuaresma, realizaron el primero con miras a institucionalizarlo para en el futuro competir con otros tan famosos como los de Veracruz y Mazatlán, y entonces sí llevarlo a cabo en los días previos a la Cuaresma, como dios manda, y rivalizar con ellos.

El Carnaval arrancó en la noche del 26 de febrero, con un paseo de carros alegóricos que desfilaron por el Boulevard Miguel de la Madrid Hurtado.

Desde temprano los lugareños se apostaron a ambos lados del carril por donde pasarían los carros alegóricos, encabezados por la cubana Niurka, contratada para ser la madrina.

El desfile arrancó a las ocho de la noche, llevando al frente a la actriz seguida de una banda de Tomatán, Jalisco, y un grupo de bastoneras traídas del Puerto de Veracruz.

Los vemos pasar. Y ahí va Niurka, quien enfundada en un traje de baño con tutú rojo, da brinquitos, sonríe, lanza besos, saluda con la mano en alto a la concurrencia, hace caravanas llevando su cabeza hasta los pies y se dobla en dos sin flexionar las rodillas. Todo eso por cien mil pesos.

Luego vienen una batucada y la Reina del Carnaval. Y así van pasando por nuestros ojos otras comparsas y carros alegóricos de pachucos con sus sombreros blancos y chillones trajes naranja y amarillos, y todo tipo de personajes. Y así, poco a poco, con la música y los bailes de las comparsas el ambiente se va calentando, la algarabía de la gente se desborda y eso es apenas el comienzo de una fiesta que durará toda la noche.

Cuyutlán y Palo Verde

Un paseo que no se debe omitir al estar en Manzanillo es una visita al pueblo de Cuyutlán, con larguísimas playas vírgenes, famoso por la intensidad de sus olas que atraen a surfistas.

En Cuyutlán se encuentra el estero Palo Verde, una zona de manglares que, al recorrerla en lancha, regala no sólo la inmensa quietud que se respira en esta clase de humedales, sino también visiones bellísimas en las partes en que el mangle se entreteje en el aire, formando túneles vegetales donde los haces de luz que lo penetran crean imágenes únicas e inolvidables.

Mientras recorres lentamente sus aguas, su fauna se va haciendo presente: variedad de aves, tortugas, boas, cocodrilos. Una verdadera delicia para quienes gustan del contacto con la naturaleza.

Esto es Manzanillo y sus alrededores, una pequeña parte de lo que ofrece el estado de Colima que es diminuto de tamaño, pero grande en cuanto a lo que contiene.

DETALLES

Hospedaje

*Las Hadas

www.brisas.com.mx

*Barceló Karmina Palace

www.barcelo.com

*Hotel Marbella

www.hotelmarbella.com.mx

*Holiday Inn Express

www.hiexpress.com/manzanillo

Cómo llegar

Una de las opciones para volar a Manzanillo es Aeromar, que tiene su centro de operaciones en la Terminal 2 del aeropuerto de la Ciudad de México. Vuela todos los días y cuenta con Salón Diamante, una sala de espera exclusiva para todos sus pasajeros.

www.aeromar.com.mx

Dónde comer

Hay una buena variedad de opciones en esta ciudad. Pero te recomendamos El Marinero, del hotel Marbella, buenos mariscos y paella frente al mar.

El hotel Las Hadas cuenta con varios restaurantes, pero en Los Delfines podrás comer o cenar ricos mariscos junto a la playa. Su especialidad es el filete de pescado Cajún.

Más información:

www.visitacolima.com.mx

 

Milenio Diario. Suplemento TornaVuelta

Modificado el ( jueves, 15 de abril de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >