Menu Content/Inhalt
 
Inicio arrow Reportajes arrow Cesky Krumlov, una reliquia viviente del Medioevo
Advertisement
Cesky Krumlov, una reliquia viviente del Medioevo PDF Imprimir E-Mail
escrito por Gustavo Armenta   
domingo, 14 de febrero de 2010

Cesky Krumlov, una reliquia viviente del Medioevo

Image

CESKY KRUMLOV. Abril 9 de 2010. A 180 kilómetros de Praga se encuentra esta pequeña ciudad, una de las más antiguas de la República Checa. Respetada por el tiempo y por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, se mantiene muy bien conservada, a pesar de haber sido fundada en el siglo XIII.

Es un vestigio vivo de cómo eran las ciudades del Medioevo: sobre lo alto de una colina que se levanta a la orilla del río Moldava, como un señor todopoderoso se yergue el Castillo, autoritario y vigilante. A partir de él, el pueblo se desparrama hacia debajo de la colina, rodeándolo. En el Castillo residía el señor feudal y todo el pueblo trabajaba para él y vivía de él.

 

2010 Febrero 14

Cesky Krumlov, una reliquia viviente del Medioevo

A 180 kilómetros de Praga, se encuentra esta pequeña ciudad, una de las más antiguas de la República Checa. Respetada por el tiempo a través de los siglos, y por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, se mantiene muy bien conservada, a pesar de haber sido fundada en el siglo XIII

CESKY KRUMLOV. Para un mexicano, Cesky Krumlov podría ser la ciudad perfecta para rentarla para fiestas de XV años o, incluso, para cumpleaños infantiles. Y es que esta pequeña urbe, fundada a finales del siglo XII, con su río y su castillo, sus calles angostas y ondulantes y sus puentes, parecieran el marco perfecto para una niña disfrazada de princesa de cuento de hadas o para una adolescente con su colorido vestido de muñequita de pastel.

Esta sorprendente ciudad de la República Checa se localiza en el sur de la región de Bohemia, a 180 kilómetros de Praga, la capital del país, y muy cerca de la frontera con Austria, a sólo treinta kilómetros. Con apenas catorce mil habitantes, su estructura no puede ser más feudal.

Cesky Krumlov es un vestigio vivo de cómo eran las ciudades del Medioevo: sobre lo alto de una colina que se levanta a la orilla del río Moldava, como un señor todopoderoso se yergue el Castillo, autoritario y vigilante, principio y fin de la ciudad. A partir de él, el pueblo se desparrama hacia debajo de la colina, rodeándolo y siguiendo el curso del río. En el Castillo residía el señor feudal y todo el pueblo trabajaba para él y vivía de él.

Según cuenta la crónica oficial: El Castillo de Cesky Krumlov es el segundo más grande de Bohemia, después del Castillo de Praga. Fue erigido en la primera mitad del siglo XII por la familia Vitek, y luego se convirtió en la sede de la familia de Rozmberk (Rosenberg), cuyo emblema, una estilizada rosa con cinco pétalos, aparece repetidamente en todos los rincones. El castillo sufrió varias ampliaciones y en el siglo XVI el noble Vilem de Rozmberk lo reconstruyó en estilo renacentista. En el siglo XVII el castillo pasó a manos de la familia Eggenberg. Más tarde el palacio sufrió una adaptación barroca.

Desde cualquier punto de la ciudad puede admirarse la Torre Roja del Castillo, el punto más alto de la localidad, a donde se puede subir durante un recorrido por el Castillo. Desde lo alto de la torre, la vieja ciudad parece una maqueta con su río que la nutre y la infinidad de techos de dos aguas de teja roja.

En el Castillo también se pueden visitar la capilla, originaria del siglo XVI, reformada en estilo rococó, y las colecciones de muebles, tapices, porcelanas y cuadros de las habitaciones. También hay que visitar la Sala de las Máscaras.

Pero quién habría de pensar que esta bella ciudad, declarada Patrimonio de Humanidad por la UNESCO desde 1992, durante siglos fue tratada como un rancho que se compraba y vendía.

Su máximo auge se registró en la época de los Rosenberg, que gobernaron desde 1302 al 1611, que convirtieron a la ciudad en sede de su extenso señorío. Luego la vendieron a los famosos Habsburgo, quienes sólo la retuvieron durante veinte años. Éstos se la traspasaron muy barata –porque necesitaban dinero para financiar la Guerra de treinta Años-- a la familia Eggenberg. En 1719 la pequeña Krumau, como se llamaba entonces, fue adquirida por los Schwarzenberg, señores feudales que gobernaron la ciudad hasta la II Guerra Mundial. Durante ese periodo, la metrópoli fue un centro arquitectónico, cultural y social de gran  importancia, por lo que se convirtió en el principal lugar de residencia de la aristocracia centroeuropea, situación que se mantuvo hasta el siglo XIX.

Cuando en 1918 se crea Checoslovaquia, sus habitantes de origen alemán quisieron anexarla a Austria, lo cual fue evitado por el ejército checo. Por lo que a partir del 30 de abril de 1920 se le cambió el nombre al de Cesky Krumlov.  

Para su fortuna, durante la II Guerra Mundial Cesky Krumlov no fue escenario de grandes batallas ni sufrió bombardeos. Y, para fortuna del resto del mundo, se conservó intacta hasta que fue liberada por los aliados en 1945.

Una ciudad turística

Debido a su belleza, a la reliquia que es y a su importancia histórica, hoy Cesky Krumlov es una ciudad netamente turística.

Hay que caminarla con calma, admirando sus edificios del Centro Histórico y reparando en los detalles que uno se va encontrando a lo largo del recorrido: las fachadas de las casas y sus ventanas, los murales que hay en algunas de ellas, incluyendo el Castillo; las tumbas en la pared frente a una de sus iglesias, fuentes, esculturas, escudos heráldicos y las rosas de cinco pétalos incrustadas en cualquier lugar. También de repente llegarás a alguna plazoleta, con restaurantes, bares, cafés y tiendas de regalos, donde es imprescindible entrar a comer y beber algo, descansar un rato y curiosear para comprar alguna artesanía. Tampoco dejes de admirar la torre del castillo que te aparecerá por todos lados. Cada ángulo es diferente y tiene su encanto.

Algunos de los sitios que no se pueden dejar pasar de largo, son la Plaza de la Concordia, rodeada de edificios antiguos, muchos de ellos renacentistas. Ahí se encuentra el Ayuntamiento, construido en 1580, y la columna de la Virgen, que data de 1716. Cerca de la plaza se encuentran la antigua la Capellanía, restaurada recientemente, y la Prelatura, levantada en el siglo XVIII sobre la base gótica de un palacio renacentista. En el casco antiguo, perfectamente conservado, se puede visitar la Mestský pivovar, una cervecería renacentista que data de 1578.

El barrio de Latran se encuentra en la parte exterior del recodo del río, rodeado casi por completo por otra curva del Moldava. Fue desarrollándose a los pies del Castillo, hasta la Puerta de Budejovice, último vestigio que queda en pie de lo que fue la muralla que protegía antiguamente la ciudad. De disposición medieval, sus calles albergan la iglesia de San Justo, el antiguo Ayuntamiento y la iglesia del Corpus Christi, con interesantes esculturas en su interior. La iglesia de San Vito, la calle Nové Mesto y el antiguo arsenal de los Rosenberg son otros de los lugares que debes visitar.

Festival de la Rosa

Para celebrar a la familia Rosenberg, en junio llevan a cabo el Festival de la Rosa de los Cinco Pétalos. Durante tres días todos sus habitantes visten trajes antiguos de la época medieval, haciendo realmente que retroceda el tiempo. Durante la celebración, el visitante se siente realmente en el siglo XIV.

Durante el festival hay representaciones teatrales, juglares, músicos y mercaderes que ocupan calles y plazas, convirtiendo a Cesky Krumlov en un auténtico espectáculo medieval al aire libre.

RECUADROS

Qué visitar

El Castillo y su Sala de las Máscaras. De abril a octubre hay visitas guiadas gratis todos los días, con excepción del lunes. Checa los horarios, hay varias opciones.

En peligro

La fuerte degradación del río Moldava en Cesky Krumlov hace que, al igual que Venecia, esté dentro de las prioridades de la UNESCO para evitar su deterioro. Actualmente es una localidad protegida como patrimonio histórico - artístico.

Dónde comer

Hay gran variedad de lugares. Pero te recomendamos cenar en el restaurante del hotel Ruze, donde puedes tener una noche muy divertida si entras en la frecuencia de Cesky Krumlov y aceptas que te vistan como algún rey, príncipe, reina, princesa, mesonero o bufón de la época. La vas a pasar muy bien. hotelruze.cz

Más información:

www.ckrumlov.cz

Milenio Diario. Suplemento TornaVuelta

Modificado el ( lunes, 12 de abril de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >