Menu Content/Inhalt
 
Inicio arrow Reportajes arrow El turismo, oportunidades en tiempos de crisis
Advertisement
El turismo, oportunidades en tiempos de crisis PDF Imprimir E-Mail
escrito por Gustavo Armenta   
lunes, 01 de diciembre de 2003

EL TURISMO, OPORTUNIDADES EN TIEMPOS DE CRISIS

Los dos últimos años han sido tiempos difíciles para la industria turística mundial. A la crisis derivada de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, se sumó la desaceleración de la economía de ese país, la guerra en Irak y, más recientemente, la epidemia del SARS que comenzó en Asia, pero alcanzó a naciones como Canadá.

El miedo invadió al mundo y mucha gente dejó de viajar o cambió desplazamientos largos por cortos, el precio del combustible para los aviones se elevó hasta 54%, encareciendo el producto y la quiebra de aerolíneas no se hizo esperar.

Un dato ejemplifica el tamaño de las consecuencias: la aviación mundial perdió el año pasado todas las ganancias acumuladas de su historia.

Por todo esto, Francesco Frangialli, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), no duda en calificar a esta crisis como la más grave de la historia.

No obstante, al mejorar la economía de la Unión Americana, haberse resuelto la invasión a Irak en un lapso corto y controlado el SARS, confía en que la recuperación se dé durante el segundo semestre de 2003.

La experiencia, explica Frangialli, muestra que esta industria nunca ha sufrido una recesión duradera y que tiene la característica de que siempre sale a tiempo de las turbulencias en una mejor situación de cómo estaba cuando entró en ellas.

Pero, además, el turismo cuenta con otro elemento positivo: la necesidad de viajar, ya sea por negocios o por ocio, la cual está muy arraigada en las sociedades como para borrarse fácilmente.

MÉXICO ANTE LAS CRISIS

Después de haber cerrado 2001 con una baja de 4% en el número de visitantes, México concluyó 2002 con apenas 0.7% menos que el año anterior, al recibir 19.6 millones de turistas. Sin llegar totalmente la recuperación, la tendencia del año pasado se encaminó a ella.

Sin embargo, los ingresos de divisas se incrementaron 5.4%, estableciendo el récord de 8,858 millones de dólares, lo cual se explica porque el gasto promedio de los extranjeros se elevó 5.2 por ciento.

Un dato que hay que tomar en cuenta, es que nuestro país sigue dependiendo en gran medida del mercado estadounidense, ya que 88.2% de los visitantes que ingresaron en 2002, tenían esa nacionalidad.

En contraparte, en ese año, 11.9 millones de mexicanos viajaron al exterior, 0.7% más que en 2001, gastando 6,060 millones de dólares, 6.3% más.

De esta manera, la Balanza Turística arrojó un saldo a favor de 2,798.3 millones de dólares, 3.7% más que en 2001, en tanto que la Balanza Comercial del país acusó un déficit de 8,007 millones de dólares.

Por su parte, de acuerdo con datos de la Secretaría de Turismo (Sectur), el turismo doméstico enfrentó un segundo año consecutivo de lento crecimiento económico, por lo que la llegada de viajeros nacionales a hoteles en la república alcanzó 43.7 millones, cifra superior en 1.3% comparada con 2001. No obstante, disminuyeron su estadía promedio de pernoctas en hotel en medio punto porcentual.

Con este contexto, la creación de empleos en el sector durante 2002 fue de sólo 14,000 nuevas plazas.

EL PRESENTE

Al arrancar 2003, las expectativas apuntaban a la consolidación de la recuperación, pero el año inició con vientos de guerra que entorpecieron el arranque y México no fue inmune a este conflicto.

La Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles reportó que en los primeros tres días de haberse iniciado la invasión a Irak por parte de Estados Unidos y sus aliados, la ocupación hotelera cayó 17 por ciento.

Pero, a pesar de esto, el primer trimestre del año arrojó un fenómeno interesante: la cantidad de turistas extranjeros que llegaron al país decreció 10.6%, comparada con el mismo lapso de 2002, pero los ingresos se elevaron 6.8%, ya que su gasto medio se incrementó 19.5 por ciento.

Asimismo, el número de mexicanos que salió del país disminuyó 16.4%, dando como resultado un aumento a favor de 23.1% en la Balanza Turística de enero a marzo, al alcanzar 1,163.7 millones de dólares de superávit; en tanto que la Balanza Comercial registró un déficit de 377 millones de dólares.

EL FUTURO

La actual secretaria de Turismo, Leticia Navarro Ochoa, es la primera titular de Sectur que proviene de la iniciativa privada.

Con una idea nueva, empleó buena parte de sus primeros años en la dependencia para moldear una secretaría diferente y con objetivos muy definidos.

El subsecretario de Operación Turística, Eduardo Barroso, explica que

desde el principio se focalizaron en temas centrales, con una sola línea de actuación: promoción; profesionalización integral, buscando elevar la calidad de los servicios; y especialización en los segmentos para los cuales México está hecho, de manera particular el Turismo de Negocios y el Cultural.

Su estrategia se divide en dos partes: una que busca la consolidación de los destinos que están en operación, fundamentalmente sol y playa; y la otra es de diversificación, con el objetivo de impulsar el desarrollo de la actividad turística en sitios que tienen capacidad y potencial.

Este esquema le ha dado logros como tener a mitad de sexenio inversiones acumuladas que sobrepasan los 4,500 millones de dólares, lo cual hace previsible superar la meta de 9,000 millones para el final de la administración; el desarrollo de circuitos y destinos de Turismo Cultural; el crecimiento de la infraestructura para el Turismo Alternativo; y el desarrollo de programas de Turismo Social.

Mención especial merece haber conseguido que el Congreso de la Unión autorizara la tasa cero del IVA para congresos y convenciones, la cual entrará en vigor el próximo año, pero de la que realmente se esperan los primeros resultados en 2005, debido a que las grandes convenciones se planean con mucha anticipación.

Otro avance importante se dio en el rubro de Facilitación, ya que la reglamentación hacia los empresarios y operadores turísticos era muy compleja.

A principios de 2003 tenían un avance de 50% sobre los 145 trámites o procedimientos que localizaron como susceptibles de mejorarse.

Simplificaron la internación de vehículos y embarcaciones al país; instalaron ventanillas únicas para turismo cinegético en cada estado fronterizo del norte, así como una ventanilla similar en Ensenada para el turismo que llegue por mar.

También emprendieron un programa de modernización de la Pequeña y Mediana Empresa Turística (Pyme). "El primer año logramos incorporar a 160 empresas a esquemas de modernización; el siguiente fueron 340 y este año son 1,600", dice Barroso.

FINANCIAMIENTO

El subsecretario sostiene que el gran reclamo de la industria turística mexicana es el financiamiento.

Pero afirma también que éste existe para las Pymes, pero hay un gran desconocimiento de los programas y mecanismo para conseguirlos.

Para solucionar esta situación, elaboraron un documento en donde se indican 113 diferente alternativas de financiamiento que están en la banca comercial.

Parte de estos instrumentos se encuentran en un esquema de garantías a través de Nacional Financiera que, en algunos casos, se convierte en aval hasta de 85% del crédito.

OPORTUNIDADES DE INVERSIÓN

En promedio, desde 2001 la inversión en el sector ha sido de 1,500 millones de dólares anuales, de los cuales entre 60 y 65% se ha ido a la hotelería, seguida de desarrollos turísticos inmobiliarios como golf y marinas.

El año pasado la difícil situación mundial inhibió el flujo de recursos foráneos a México, ya que en 2001, del total de la inversión captada, 20% provino del extranjero, en tanto que el año pasado disminuyó a 15 por ciento.

Afortunadamente, en 2003 está repuntando para ubicarse en 25%, principalmente de españoles y franceses, dejando el restante 75% a los capitales nacionales.

Además, los destinos que captan estos recursos se están diversificando. En los años recientes gran parte del dinero se canalizó al boom de la Riviera Maya, en Quintana Roo, pero ahora está llegando a lugares como Nayarit, Puerto Peñasco y Los Cabos, entre otros.

--¿Si fueras inversionista, en estos momentos en dónde pondrías tu dinero— se le pregunta y responde dando una guía para inversionistas.

Afirma que un área de oportunidad enorme son los hoteles para viajeros de negocios, que son muy exitosos porque no tiene estacionalidad, su venta prácticamente es directa y sus costos son muy bien controlados.

Y añade: "Si reconocemos que el principal emisor de turismo en México somos los mexicanos, una enorme oportunidad está en focalizarnos a atendernos a nosotros mismos, en cualquier lado: playas, fronteras y ciudades.

"No con ello desprecio ni la gran inversión, ni el mercado extranjero, pero los mexicanos somos el gran consumidor y los que llenamos los hoteles en todas las temporadas. Somos los que pagamos mejor y los que comemos mejor. Yo me enfocaría, en forma importante, a la atención del mercado nacional".

--¿En qué nichos?

--En tres:

  • Hospedaje, de nivel medio, en cualquier lugar.
  • Hay una enorme oportunidad para operadores que muevan gente: transportistas y guías que hagan recorridos. Que bajo el modelo europeo puedan movilizar a los turistas 4 ó 5 días por diferentes lugares con excursiones preprogramadas.
  • Gastronomía mexicana. Ha demostrado que es buen negocio, que busca el extranjero, pero también el nacional.

LA PROMOCIÓN

Una de las piezas fundamentales de Sectur para mantener el flujo de turistas hacia y en el país, es el constante trabajo publicitario y de relaciones públicas que realiza a través del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM).

Creado en octubre de 1999, en muy poco tiempo el Consejo se convirtió en una poderosa dependencia que de gastar 40 millones de pesos para promoción en 2001, pasó a un presupuesto de 720 millones en 2003.

Su directora general, María Elena Mancha González, asegura que este modelo de paraestatal es único, ya que tiene una Junta de Gobierno conformada por funcionarios públicos y empresarios. "En Japón nos están solicitando información de cómo está constituido el Consejo, para hacer el suyo", dice.

Pero, a diferencia de muchos organismos que se dedican a la promoción del país en el exterior, el CPTM efectúa una labor más compleja porque también está encargado de estimular el turismo dentro de México. Las cifras son contundentes al respecto. Según indica la Cuenta Satélite, asegura Mancha González, el turismo nacional derramó el año pasado en toda la república 62,000 millones de dólares, en tanto que el internacional dejó 8,858 millones.

Explica que la gran diferencia es que uno es generador de divisas y el doméstico es el que realmente mantiene la planta laboral que son más de un millón 750 mil empleos.

Uno de los objetivos clave en los que trabaja el Consejo es la reorientación de nuestro producto. México es conocido en el mundo como un destino de sol y playa, 85% de la gente viene por eso, y el reto sexenal es reposicionar paralelamente al país como un destino cultural.

"Estamos haciendo muchísimo hincapié en el Turismo Cultural porque de esta manera vamos a lograr que la gente no se quede en la playa, sino que ingrese al interior, que conozca el mundo maya, zapoteca, azteca, las Barrancas del Cobre, la ciudades Patrimonio de la Humanidad".

Y si bien ya difunden los destinos, desde el año pasado promocionan la segmentación con planes muy específicos como el Turismo de Negocios,

rubro en el que en septiembre de este año se realizará en la Ciudad de México la Exposición Mundial de Turismo, organizada por la iniciativa privada y apoyada por el gobierno; golf, que ya tiene su propio Tianguis, el segundo del cual se realizará este año conjuntamente con Turismo de Salud; y cruceros, del que México ya es el receptor número uno mundial al crecer 60% en 2002.

Aún más, buceo y Turismo Alternativo en sus tres ramas: Ecoturismo, Rural y de Aventura; Turismo de Retirados; Turismo Social y viajes de fin de semana.

Otro de los objetivos de María Elena Mancha es que cada destino tenga un elemento diferenciador que los haga distintos entre sí. Es decir, que no todas las playas, por ejemplo, ofrezcan lo mismo al turista, sino que posean una característica particular que las identifique.

Para todo esto diseñaron Programas Cooperativos tanto con los gobiernos de los estados como la iniciativa privada, de manera que por cada peso que ponen ellos, el Consejo aporta otro, con lo que han optimizado los recursos para promoción.

OTRAS ÁREAS DE INVERSIÓN

A las recomendaciones del subsecretario Barroso de los principales nichos donde en la actualidad es oportuno invertir, hay que añadir la labor que desarrolla el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), cuya tarea principal es, precisamente, conseguir inversionistas para esta industria.

Su director general, John McCarthy, explica que su trabajo se concentra en dos frentes: consolidar los Centros Integralmente Planeados (CIP's) que ya se tienen: Cancún, Los Cabos, Ixtapa, Huatulco y Loreto, y el desarrollo de nuevos proyectos en otras partes del país.

Y es que el crecimiento de la oferta hotelera en estos cinco CIP's construidos por Fonatur, no necesariamente se ha dado con el complemento de elementos de diversidad como campos de golf, parques recreativos, infraestructura para grupos y convenciones, marinas turísticas, vías de comunicación y vivienda, tanto de altísima calidad como media, entre otros, además de que en lugares como Huatulco y Loreto todavía hay un gran espacio para construir hoteles.

Por ejemplo, están trabajando para crecer en 1,500 ó 2,000 habitaciones en Huatulco, en un plazo máximo de tres años. "Su problema es de masa crítica: no tiene suficientes cuartos y, por lo tanto, no tiene suficientes vuelos y, como no tiene vuelos, nadie quiere invertir más. Entonces tenemos un círculo vicioso que debemos romper", dice McCarthy.

Por eso anuncia que a partir de este verano habrá nuevos vuelos del Bajío, de Monterrey y de Los Ángeles con Mexicana de Aviación, además de que también está apoyando la promoción de este destino con fondos de Fonatur.

El caso más complicado es Loreto, en Baja California Sur.

"Cuando tomé la administración de Fonatur me encontré que Loreto no había cambiado nada en 20 años. Había un hotel a medio terminar, la infraestructura estaba muy abandonada. Entonces le inyectamos mucho dinero, arreglamos otra vez todo y buscamos una buena marca de hotel. Hoy existe Camino Real en Loreto y pronto reabrirán el hotel Solare que se encuentra en manos de Banorte".

En cuanto a los proyectos nuevos, el principal de ellos es la Escalera Náutica del Mar de Cortés, que ya está en marcha, y del cual espera cerrar 2003 con cinco escalas náuticas con la franquicia Singlar; así como la construcción de nuevos CIP's en Nayarit y Quintana Roo, además de otros desarrollos en Barrancas del Cobre, Chihuahua, y Palenque, Chiapas.

En total, las necesidades de inversión de Fonatur para el presente año son de 430 millones 352 mil pesos, en tanto que para el lapso 2004-2006 los recursos deben ser de 4,757 millones 976 mil pesos, para hacer un total durante todo el sexenio de 5,188 millones 328 mil pesos.

Las cifras que maneja este sector demuestran la importancia que tiene para la economía nacional. Por eso no debe sorprender que en octubre del año pasado la Cámara de Diputados haya aprobado la reforma y adición al Artículo 73 Constitucional, con las cuales se faculta al Congreso de la Unión para legislar en materia de turismo.

Con esta modificación legal, el Turismo en México se encamina a cumplir la premisa de que debe ser considerado prioridad nacional.

Revista Mundo Ejecutivo. Edición anual “Hecho en México”

 
< Anterior   Siguiente >